Jazz Plaza 2019: Jeff Berlin y Moshulu en La Habana

Por José Dos Santos

 El barco en el que viajaba el joven Vito Corleone hasta Nueva York, en la segunda parte del  filme El Padrino,  se llamó Moshulu. La embarcación es ahora un restaurante situado en pleno puerto de Penn, Filadelfia, pero su nombre identifica al grupo de pequeño formato que comanda el bajista de jazz Jeff Berlin, anunciado para participar en el venidero Jazz Plaza 2019, en La Habana.
      El Moshulu fue una de las últimas naves de acero con cuatro mástiles que se construyeron.    Fue en 1905, bajo el nombre de Kurt y rebautizado en 1917 con el que trascendió. Inspirado en esos cuatro pilares, el instrumentista armó un pequeño pero estelar equipo de jazz. En el que estrena en Cuba anuncia a una leyenda como el baterista Dennis Chambers, al excelente tecladista y guitarrista David Sancious y al novedoso guitarrista Oz Noy. 
      Mucha experiencia combinada con la nueva generación de músicos neoyorquinos se juntan en un proyecto único que nace y se presenta al mundo en el inminente Festival cubano, con  un repertorio formado por temas de cada uno de sus músicos, fusionando corrientes en una especie de jazz rock contemporáneo, inspirado desde Bach al Bebop.
      En reciente entrevista, Berlin, nacido el 17 de enero de 1953 en Queens, Nueva York y casado con la cantante argentina Gabriela Sinagra, según wikipedia, resumió una intensa carrera junto a grandes jazzistas hasta que decidió armar su propio proyecto con el concepto de “compartir la responsabilidad con el grupo.“
      En otro momento del diálogo afirmó que “se puede mantener el sentimiento a pesar del virtuosismo pero quiero aclarar que no soy un virtuoso. Soy un músico que busca continuamente mejorar la forma de tocar con mi instrumento.”.
      En los discos de Berlin que poseo muestra que es alguien que tiene visión y habilidad para tocar. No obstante, él significa que “tengo técnica, una manera de tocar, pero hay jóvenes que pueden doblarme en tiempo. Soy un poco viejo en esta época y mis dedos buscan su propio sonido”. Lo más atractivo de su arte, quizás, es que puede representar “muy bien mis sentimientos a través de la música”.
      Menciona a Jack Bruce como su gran influencia, el primer virtuoso del bajo eléctrico, creador de un estilo que incluso, se puede ver en Jaco Pastorius.
        Jeff es considerado como  uno de los primeros referentes del bajo eléctrico, junto con Stanley Clarke.(P) Constituye un elemento esencial para la historia debido a la gran cantidad de innovaciones técnicas que ha aportado al instrumento.
      Nacido en una familia de fuerte tradición musical era considerado un niño prodigio cuando, a la edad de 14 años, decidió abandonar el violín por el bajo eléctrico, motivado fundamentalmente por la ya apuntada admiración hacia Jack Bruce, del trío Cream.
      A principios de los `70, Berlin cursó estudios en Berklee College of Music, de Boston, antes de establecerse en Nueva York  en 1975. Allí conoció al guitarrista Allan Holdsworth y al legendario baterista Tony Williams. Sus trabajos con ambos lo introdujeron en la escena neoyorquina, donde colaboró como con artistas como Pat Martino , Gil Evans, Toots Thielemans, Al DiMeola, George Benson, Earl Klugh, Larry Coryell, Bob James, Dave Liebman, Herbie Mann y Ray Barretto, entre otros.
      Berlin integró la banda de Bill Bruford en 1977. Luego, en  Los Ángeles, continuó sus trabajos de sesión y se estableció como educador de renombre. Fundó varios centros, entre los que se encontraba el Bass Institute of Technology.
      Grabó sus primeros discos en solitario, y colaboró con otros artistas como Frank Zappa antes de cambiar definitivamente su residencia a Florida, donde fundó su instituto Players School y reside intermitentemente desde entonces. 
      En los últimos años Jeff Berlin ha grabado con Yes, John McLaughlin, Billy Cobham y el  guitarrista japonés Kazumi Watanabe , entre una interminable lista de importantes artistas.
      Según wikipedia, Jeff Berlin es considerado por muchos como uno de los mejores bajistas de la historia. El reconocimiento hacia él ha venido muchas veces de parte de sus colegas de profesión: Jaco Pastorius dijo que era mucho mejor solista que él; Geddy Lee, de Rush, se refirió a Berlin como “el mejor bajista del planeta”; y Marcus Miller, quien compartiera con nosotros en 2017, afirmó en una ocasión que siempre había aspirado a convertirse en el «Jeff Berlin negro”.
      Wikipedia resalta: “Dotado de una técnica impresionante, una fluidez melódica asombrosa y un oído envidiable, el sonido de Berlín tiene un marcado sabor muy particular que, en parte, es reminiscente al de Jaco, aunque Berlin ha usado bajos con trastes en la mayor parte de su carrera y ha expresado su rechazo por los innumerables imitadores de Pastorius…” 
      Pionero en el uso del slap ? y del tapping a dos manos –que recuerda a Stanley Jordan– ? Berlin siempre ha buscado distinguirse de los demás bajistas, abandonando esos estilos en cuanto pasaban a formar parte del dominio general.
      Es también conocido por su defensa de la educación formal en la música; además de haber fundado los centros ya mencionados, es autor de numerosos artículos y métodos didácticos. En ellos destaca su particular teoría de que la música debe enseñarse sustancialmente a través de “contenidos de naturaleza musical formal, dejando a un lado materiales como afinadores, metrónomos o tablaturas”.
      Actualmente Berlin realiza giras por los más importantes festivales y clubs de jazz del mundo con su propio grupo que ha incluido a otras figuras de relevancia mundial como Danny Gottlieb, Paul Wertico, Othello Molineau, Randy Brecker y Richard Drexler.
      Ahora, según los organizadores del Jazz Plaza 2019, presentará cartas credenciales en su forma contemporánea de asumir el jazz rock, un subgénero cuyos orígenes se remontan a Inglaterra, a partir de 1963.
      Aunque siguió generalmente el tipo de compás propio del rock, las líneas del bajo y la batería recogieron modos típicamente jazzísticos, especialmente durante los solos. Es en ese contexto que Jeff Berlin ha estado en la cúspide del jazz contemporáneo.
 

Fuente: DCubaJazz

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.